Nacionales

El volcán Misti emite gases en las mañanas que advierten su actividad

El volcán Misti se encuentra en actividad y si llegara a erupcionar, sería nefasto para la población, no solo porque podrían ser alcanzados por los residuos piroclásticos, sino porque no se tendría agua para abastecer a la población.
El volcán tutelar representa un gran peligro para quienes habitan la ciudad, porque podría hasta desaparecerla, explicó el ingeniero Domingo Ramos Palomino, jefe de Monitoreo de Volcanes del Observatorio Vulcanológico del Ingemmet.
No se trata de alarmar a la población, sino de hacer que las autoridades reflexionen y se pongan a trabajar respecto a los peligros que representa estar asentado en las faldas de los volcanes sin ninguna planificación y haber permitido incluso, cerrar torrenteras y quebradas que son el desfogue, no solo de las lluvias que se registran por temporadas, sino cuando también hay una erupción y que permiten además que los desechos del volcán discurran por estos sectores.
Actualmente el Misti viene arrojando gases, captados temprano por las cámaras de monitoreo instaladas en el cráter, incluso los turistas los han fotografiado. Cuando esos gases obtengan un color azulino, entonces comenzaremos a profundizar el monitoreo, explicó el ingeniero metalúrgico.
Algunos meses antes que el volcán Sabancaya comenzara a arrojar cenizas, los integrantes del OVI alertaron a las autoridades sobre lo que podía ocurrir para que tomaran precauciones. Los calificaron de alarmistas, de sembrar pánico. “El tiempo nos ha dado la razón”, añadió el especialista.

UN PROCESO ERUPTIVO
Cuando ingrese en proceso eruptivo el Misti, que debe hacerlo en cualquier momento y puede ser muy violento, debido a que no hay un proceso constante, como el caso del Sabancaya o Ubinas, que descargan energía; las cenizas que arroje podrían elevarse a unos 5 mil metros sobre el cráter y como el viento generalmente se dirige hacia el norte y el este, en poco tiempo estarían en la ciudad y especialmente, sobre la represa de Aguada Blanca, por lo que dejaría sin agua potable a la población.
“Las cenizas contienen sílice, partículas muy diminutas, que al verlas con el microscopio, se observa que tiene unas puntas muy filudas, que una vez ingresan a los ojos, al sobarse por el escozor podrían provocar ceguera al dañar el iris y la córnea”, explica.
El agua contaminada con la ceniza, en poco tiempo de consumirla enviaría a cientos a los hospitales con males estomacales por embolia pulmonar o embolia estomacal.
Cuando llega el momento de erupcionar, arroja una columna llamada flujo piroplástico, aquella que viene acompañada con una gran cantidad de cenizas, rocas conocidas como piedra pómez y agua, que se encuentra a unos 400 grados centígrados (el agua hierve a 100 grados) y se desplaza a unos 300 kilómetros por hora (como una bala).
El Sabancaya se encuentra a unos 70 kilómetros de distancia de la ciudad y en varios sectores se pudo observar ceniza. Hace algunos años, mucha gente enfermó por consumir agua que tenía residuos volcánicos. Entre el cráter del volcán y los pueblos más cercanos asentados en las faldas del Misti no hay más de 10 kilómetros y con la Plaza Mayor unos 18 kilómetros.
En varias zonas de la ciudad hasta la actualidad se pueden encontrar las famosas piedras pómez, aquellas que los llamados “niños topo” conseguían para venderlas. A través de las torrenteras bajó en alguna oportunidad el agua de la lluvia que la humedad del cráter había generado, posteriormente los piroclásticos, que al inicio respetaron los lechos de las quebradas y torrenteras, pero que luego se expandieron arrasando con todo.

VOLCANES EN ACTIVIDAD
En todo el sur del país hay unos 13 volcanes que están en actividad y de acuerdo a una escala. Está en primer nivel por su evolución el Sabancaya, luego el Ubinas, le sigue en tercer lugar el Misti, luego el Coropuna, Tutupaca y otros. En el volcán tutelar de Arequipa se han instalado equipos de monitoreo que envían información en tiempo real, que de incrementar su actividad, también lo harían con equipos y especialistas.

Indonesia activó la alerta roja por una erupción del volcán del monte Sinabung, en la isla de Sumatra. Las emisiones de humo y cenizas en grandes cantidades ponen en peligro la seguridad de los vuelos, por lo que esta medida intenta prevenir algún accidente aéreo.
La nube de cenizas de la última erupción se desplazó en tres direcciones: norte, noroeste y sureste de Sumatra, según Sutopo Purwo Nugroho, portavoz de la Agencia de Gestión de Desastres de Indonesia. Además, agregó que «en cinco distritos se ha hecho de noche, con una visibilidad de unos cinco metros», producto de este fenómeno volcánico.
De esta manera, el nivel de alerta aumentó al máximo. El Observatorio Vulcanológico para la Aviación (VONA) cree que la nube de cenizas podría superar los 7000 metros de altura.
El monte Sinabung mide 2460 metros y es el más activo de Indonesia. Su última erupción fue en 2014, acabando con la vida de decenas de personas y la evacuación de miles de familias.

Leer Todo

+ Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar